lunes, 18 de junio de 2012

22/11/63 Stephen King


Eran finales de los 70 y ya habían pasado por mis manos las obras completas de Edgar Allan Poe y de Lovecraft. También de otros autores quizás no tan populares pero que marcaban mis tardes llenándolas de ese miedo necesario para pasar la adolescencia.
Buscando alguna novela que pusiera un poco de misterio en mi camino a la madurez, compré “El misterio de Salem's Lot”, la historia de un pueblo donde vivían los vampiros. Ideal  para leer una tarde gris y lluviosa.
Recuerdo que termine la novela y salí a buscar más, y encontré “Carrie”, luego vendrían “El resplandor”, “ La danza de la muerte”, “La zona muerta”, “Ojos de Fuego”, “Cujo”, “Christine”, “Cementerio de animales”, “Misery”, “La mitad siniestra”,   y el resto de sus novelas, que  han ocupado un lugar de privilegio en mi biblioteca.
Casi todas sus novelas han sido llevadas al cine con gran éxito. Sus cuentos y relatos cortos han pasado por películas y series para la televisión.
Stephen King  es un autor que logra que sus lectores miremos debajo de la cama antes de irnos a  dormir , o adentro del placard, y quizás, hasta dormir con la luz encendida.
Han pasado muchos años desde aquel primer libro que leí, pero todavía sus novelas me atrapan y a veces, dejo las luces encendidas.
Hoy, nos presenta su nueva novela, una mezcla de misterio e historia.
Su protagonista tendrá la posibilidad de viajar al pasado en un intento de cambiar la historia. El acontecimiento será lo ocurrido el 22 de noviembre de 1963, el asesinato del Presidente Kennedy.
Todo comienza con Jake Epping, profesor de inglés en el instituto de Lisbon Falls, Maine, que dicta clases al turno de adultos. Un día les pide a sus estudiantes que escriban sobre un acontecimiento que les haya cambiado la vida, y una de estas redacciones le impactará profundamente. Su amigo Al, propietario de un diner en su barrio, le descubre un secreto: en el almacén hay una puerta que conduce al pasado, a un día en particular del año 1958. Y Al le pide a Jake que le ayude con una misión que le obsesiona: impedir el asesinato de Kennedy.
Pero mejor no te cuento más, sentate cómodo y comenza a leer.
No te olvides de cerrar las puertas, de mirar debajo de la cama, y dejar las luces encendidas.
Vas a leer a Stephen King.
Que lo disfrutes

Nilda Gallegos Nelson




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada